La pintura al fresco es el procedimiento pictórico mural por excelencia, utilizado desde tiempos remotos. Pintar al fresco significa aplicar pigmentos minerales adecuados, disueltos en agua sobre un muro preparado con cal cuando aún está fresco, de aquí su nombre. El muro debe ser de material absorbente y no tener humedades.

Cuando el hombre prehistótico se refugió en cuevas, encontró allí las primeras paredes donde pintar el mundo que le rodeaba.

La palabra “graffiti” tiene sus orígenes en la palabra griega graphein que significa escribir. La historia del graffiti se remonta a los años 60. Los primeros artistias de graffiti vivían en Nueva York y se dedicaban a plasmar firmas.

Un joven apodado “TAKI”, comenzó a pintar en todas las paredes su apodo y el número de su calle. Gue el comienzo del graffiti. Haring era un artista que empezó a pintar sus dibujos en sitios públicos, pegando pósters y trabajando sobre muros y paredes. Muchos museso han expuesto sus obras.

Los autores de los graffiti suelen ser anónimos, a pesar de las firmas; en todos los lugares del mundo, en distintas épocas, en diferentes lenguas… siempre ha quedado constancia de esta forma de arte reivindicativa: en mayo del 68 hubo una explosión de la pintada política, en Praga las paredes fueron testigos de la protesta contra la ocupación rusa, el muro de Berlín se convirtió en un símbolo gráfico de la división alemana…

Metodología de trabajo

  • Trabajaremos con grupos reducidos.
  • Es necesaria la participación de todos los componentes del grupo.
  • Experimentaremos con el color más que con la forma, dejando libertad expresiva a cada niño, trabajando de forma individual y, a su vez, colectiva.
  • Si es posible, lo mejor es pintar sobre una pared, si no disponemos de una pared libre podemos sustituir el soporte enganchando grandes telas o papel de embalar o continuo. Estos dos últimos resultan fáciles de encontrar y muy económicos.
  • Como idea podemos decir que las cortinas de baños de un solo color servirán para la realización del mural.

Programación del trabajo

Programaremos el tiempo de las sesiones.

Ambientaremos la propuesta de trabajo.

Informaremos sobre los materiales.

Practicaremos los primeros ejercicios. El propósito de estos ejercicios es romper con los límites del color, la forma y las dimensiones.

Realizaremos diferentes tipos de mural, partiendo del color y también del collage.

Los materiales podrán ser pintura acrílica, grandes pinceles, rodillos… para el collage utilizaremos distintos tipos de papel y cola.

¿Qué tratamos de conseguir?

Cuando los niños experimentan con espacios grandes adquieren una dimensión diferente del arte, la expresión es más libre y deben olvidar los límites a los que están acostumbrados. El espacio se vuelve global.

Nuestro objetivo es fomentar la capacidad creativa mediante el color y el espacio de grandes dimensiones.

Al poder expresarse en amplios espacios se produce una liberación interna, rompiendo límites y enriqueciendo la creatividad.

Vía: revista “Primer ciclo: Maestra de Primaria” nº 42

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here