El hábito de la lectura es el resultado de una serie de factores que crean un ambiente que crean un ambiente adecuado para la formación del niño. Leer es una destreza que requiere mucha práctica; proponemos una serie de ejercicios de “lectura eficaz” que ayuden al alumno a fomentar el placer por la lectura, aumentando así el caudal de posibilidades como futuro lector.

Se trata de incentivar la lectura en los alumnos más pequeños.

Leer es una habilidad y, como todas las habilidades, depende de la manera en que la percibimos.

Y siempre tendremos presente que para que la lectura sea efectiva debe adaptarse a los intereses y capacidades del niño.

Ejercicios:

  • Damos a los niños una hoja con un texto escrito, no demasiado largo. Instaremos a los alumnos a leer dicho texto de dos formas distintas y en voz alta.

– Leer el texto con voz de tener mucho miedo.

– Leer el texto con voz de presentador de televisión.

  • Repartimos a cada niño una lista con muchas palabras, repetiremos varias veces algunas de las palabras. El alumno escribirá qué palabras son las que se repitan y cuántas veces están repetidas. Ejemplo: perro, 5 veces.
  • Confeccionar un cuadro con letras, contar y decir qué letras son las que aparecen, más veces.
  • Una actividad muy divertida es que, por ordem, cada niño intente leer un fragmento de un texto mientras algunos de sus compañeros intentan “incordiarles” y distraerles de su actividad. El alumno que está leyendo deberá mantener la atención y concentración.

Vía: “Revista Maestra de Primaria nº42”

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here