Treinta y dos sillitas blancas.

en un viejo comedor,

y una vieja parlanchina,

que las pisa sin temor.

La boca

Dejar respuesta