A los niños les resulta muy divertido decir trabalenguas, aunque también es cierto que les cuesta mucho trabajo que les salga bien. Desde que empiezan a manejar el lenguaje deberían trabajarse con ellos, desde lo más sencillo a lo más complicado y con ellos fomentan la atención, la memoria y el desarrollo del lenguaje.

A continuación pongo uno que a mí me gustaba mucho, y del que como ya sabéis hay muchas versiones.

“Por el río van tres tablas

encaravinculadas,

el desencaravinculador

que las desencaravincule

buen desencaravinculador será”

Dejar respuesta