Mi abuela, que es sabia,

siempre ha tenido

guardados los cuentos

que tiene aprendidos.

Es feliz si un niño pide

que le cuente un cuento,

y más feliz si ese niño

es uno de sus nietos.

Abuelita, soy Jorge,

cuentame un cuento,

sí mi cielo, yo te cuento

sientate a gusto y mira mi cara

para ver como salen de

mi boca las palabras.

En el lago del jardín

entre sauces y geránios

hay una casa de piedra

y una familia de patos.

Mamá Tina ha reunido

a sus hijos los patitos,

es la hora de la clase,

nadaremos un ratito

Uno a uno se lanza

a las aguas, tras la madre

animando al pequeñito

a seguirles al instante.

Duda un poco,

tiene miedo,

cierra los ojos,

levanta el vuelo,

ya está en el agua,

no pasa nada,

abre los ojos,

sonríe contento.

Mamá pata delante

después los patitos,

cantando felices

nadan un ratito.

Mª Lourdes García Jiménez

Dejar respuesta