El invierno seco

atrás ya se queda

y se cubre el cielo

de nubes espesas;

dicen que ha nevado

ayer en la sierra,

que de un manto blanco

se encuentra cubierta.

Correrán las fuentes

y los manantiales;

sonarán alegres

los ríos en los valles.

Rota la amenaza

de árida sequía,

las calles y plazas

se llenan de vida,

al nacer los brotes

nuevos en las plantas

y romper las flores,

antes agostadas.

¡Qué alegre se espera,

al correr el agua,

esta primavera

que a vivir nos llama!

José García Velázquez

Segovia 17 de abril de 2008

José García Velázquez

Segovia 17 de abril de 2008

Dejar respuesta