Entre pared y pared

hay una santa mujer

que con su diente llama a su gente.

La campana

Dejar respuesta