En una anterior noticia explicamos, brevemente, el aparato locomotor, los huesos, las articulaciones, los músculos,… Ahora queremos comenzar a explorarlo, para ellos os sugerimos actividades concretas, evitando definiciones complejas y abstractas, ya que debido a la etapa evolutiva que atraviesan nuestros alumnos, todavía necesitan de la experiencia concreta para poder comprender y asimilar aquello que aprenden.

Sugerencias de actividades:

  • Palparse diferentes partes del cuerpo como la cabeza y la tripa. ¿Qué diferencias encontráis? Cuando las tocáis, ¿cómo son?
  • Mencionar diferentes acciones que realizan diariamente y las partes del cuerpo que les permiten hacer esos movimientos.
  • Realizar un sondeo previo sobre las ideas qeu ellos tienen de su cuerpo a través de la siguiente preguntas: ¿Qué tenemos dentro de nuestro cuerpo?
  • En un dibujo nombrar y señalar los músculos y huesos más importantes.
  • Identificar las funciones de los huesos y músculos mediantes hipotetización: ¿Por qué los huesos son duros y los músculos blandos?
  • Preguntar si alguno de los niños ha sufrido una rotura o esguince. ¿Qué ocurrió? ¿Qué sintió? ¿Cómo se ha recuperado?
  • Recolectar radiografías y observarlas. Si se cuenta con todas las partes del cuerpo, se puede montar un mural grande para que ellos puedan observarlo.
  • Localizar las articulaciones, realizando ejercicios que permitan percibir las partes del cuerpo que podemos “plegar, doblar y mover” con mayor facilidad.

Vía: “Revista Maestra de Primaria nº 42”

Dejar respuesta