¡Arriba el periscopio! Esa es una frase que todos los niños hemos repetido alguna vez en nuestros juegos porque es una frase que también hemos escuchado en muchas películas, sobre todo en las que aparecían submarinos. Todos nos quedábamos fascinados con esa extraña tecnología que hacía que se pudiese ver desde el interior de un submarino lo que estaba sucediendo fuera.

Luego crecimos y nos dimos cuenta que se trataba de un sistema de espejos más sencillo de lo que parecía y ahora podemos enseñar a los peques a hacerlo para que ellos también lo entiendan. Los materiales que vamos a necesitar son muy sencillos de encontrar, pero necesitaremos de la supervisión de un adulto ya que utilizaremos objetos cortantes como cristales o cutter.

Los materiales necesarios son:

  • una caja larga y estrecha (como una caja de leche)
  • dos pequeños espejos (como los de las cajas de maquillaje), con una anchura mayor que la de la caja.
  • cinta
  • cuchillo o cutter
  • marcador

Proceso:

Lo primero que vamos a hacer es montar el cuerpo del periscopio montando la caja de cartón y luego cerrando cada esquina con la cinta y luego cubriendo la estructura al completo.  Después haremos un corte colocando la caja debajo de un espejo y trazando el contorno con el marcador.  Ahora cortamos los dos extremos con el cutter o con un cuchillo bien afilado.

Para llevar a cabo este paso habrá que demarcar una línea a 45 º de la base, sobre el lateral, y luego hacemos un corte sobre ella, y lo mismo haremos en el otro lado.  Sobre los dos cortes colocaremos los dos espejos, y cuando estén pegados y secos habremos terminado nuestro periscopio.

Vía: Juguetes.org

2 Comentarios

  1. Que bonita manualidad y aparte muy educativa gracias de verdad me han ayudado mucho Bendiciones!!!!

Dejar respuesta