El futuro de España está en sus manos, en las de los niños, y si por ello fuese nuestro país sería un productor masivo de futbolistas y profesoras. Según un estudio realizado por Adecco y Fundación Adecco a 2.000 niños y niñas de entre 4 y 16 años, con y sin discapacidad, los niños eligen como su profesión favorita la de futbolista, mientras que las niñas prefieren la de profesora.

Desglosando los datos, el 31 % de los niños quiere dedicarse de mayor a actividades relacionadas con el deporte, seguidos de la seguridad pública (10,7 %) y las ciencias (10,1 %). En concreto el 18 % de los niños quiere ser futbolistas. Por el contrario el 26,1 % de las niñas desearían tener trabajos relacionados con la enseñanza, seguida de un 8,3 que quieren ser veterinarias, médicos (7,2), peluqueras, un clásico, y actriz.

Estas elecciones se deben, según la psicóloga y consejerada editorial de la revista Salud Mental, Beatriz Becerro de Bengoa, a que en la niñez los niños se encuentran todavía en un proceso de maduración en el que construyen su realidad a partir de lo que ven, “por eso el deporte y los animales son sus principales apuestas para el futuro ya que forman parte de su día a día”. Al aumentar la edad estas preferencias cambian pasando del deporte y los animales, a la medicina y la enseñanza. Pasan de la fase de aprendizaje y copia de la infancia a la fase de rebeldía en la adolescencia.

Respuestas más insólitas aún han sido la de dos niños con aspiraciones políticas, uno que quería ser Presidente del Gobierno y otro alcalde de Albacete. Por el contrario sólo una niña, de entre los 2.000 encuentados, afirma querer ser ama de casa como su mamá.

Destaca el hecho de que el 93 % de los niños no quieran ser como sus padres. Según Becerro de Bengoa, esto puede ser debido al entorno de libertad  que les rodea hace que hoy en día los más pequeños elijan y tomen decisiones con independencia de sus padres. Otro factor que influye mucho en esta elección es la falta de conciliciación laboral y familiar que impide a los padres pasar más tiempo en casa con sus hijos, hecho que puede provocar que los niños rechacen la profesión de sus progenitores. Aún así, existe un 7 % de niños que sí quieren seguir los pasos de sus padres, en concreto más la profesión de sus padres que de sus madres.

Vía: El País

Dejar respuesta