EL VIEJO Y EL CONEJO

En Requejo

tenía un viejo

un criadero de conejos.

Para salvar el pellejo,

un conejo

se fue lejos,

recalando en Alaejos.

En Alaejos

el pendejo

del conejo

sintió nostalgia del viejo

y volvió con su pellejo

al criadero de Requejo.

Perplejo

se quedó el viejo

al ver llegar desde lejos

al conejo

con su querido pellejo.

¡Qué pendejo

el conejo

del viejo!

¡Irse lejos

de Requejo

hasta Alaejos

para salvar el pellejo!

¡Qué pendejos

el conejo

y el viejo!.

José García Velázquez

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here