La resolución de problemas es considerada en la actualidad la parte más esencial de la Educación Matemática. Mediantes la resolución de problemas, los estudiantes experimentan la potencia y la utilidad de las Matemáticas en el mundo que les rodea.

Para que los niños y niñas aprendan a resolver problemas es necesario que les ayudemos y que les enseñemos ciertas estrategias que les faciliten su resolución.

En primer lugar, debemos recordar que para la solución de problemas se distinguen cuatro fases que son esenciales:

  • Comprender el problema

En esta fase, intentaremos que conozcan las incógnitas, los datos y las condiciones que relacionan los datos y que comprendan todo el mensaje contenido en el enunciado. Lo haremos sugiriéndoles responder las siguientes preguntas:

  1. ¿Qué es está pidiendo el problema?
  2. ¿Cuál es la pregunta del problema?
  3. ¿Podrías contarle a un compañero de qué se trata el problema?
  4. ¿Tienes herramientas matemáticas para resolverlo?

Si se puede, se debe hacer un esquema o dibujo de la situación.

  • Idear un plan

Una vez comprendido el problema, hay que buscar un conjunto de procedimientos que permitan resolverlo, a partir de problemas parecidos.

  • Ejecutar el plan

En esta fase es necesario un análisis de cada paso a seguir para evitar errores.

  • Verificar los resultados

No quedarnos satisfechos con el resultado y comprobar que sea correcto. El desarrollo del pensamiento a través de la resolución de problemas comienza con la creativdad del maestro o de la maestra y la propuesta de distintas situaciones que hagan que los estudiantes piensen.

Vía: “Revista de Primaria nº73”

1 Comentario

  1. Hola me gusta tu pagína tiene material muyl interesante para mi labor docente , gracias por permitir el acceso.

Dejar respuesta