En las manos de las damas
casi siempre estoy metido,
unas veces desplegado
otras veces recogido.

El abanico

Dejar respuesta