El controvertido Plan Bolonia sigue adelante en su implantación en nuestro país y así se refleja en el informe de “Convergencia de las enseñanzas universitarias en España en relación con el Espacio Europeo de Educación Superior. 2010-2011”, que presentó el ministro de Educación, Ángel Gabilondo.

En dicho informe se repasan las principales medidas y reformas que el sistema universitario ha puesto en marcha con motivo de la construcción del Espacio de Educación Superior (EEES), sus resultados y los retos que debe afrontar en su futuro. El impulso decisivo al proceso fue la Declaración de Bolonia, firmada en 1999 por 29 países. En la actualidad, el EEES lo forman 46 estados europeos.

España aceleró la implantación del EEES a partir de 2005. Se trata probablemente de la transformación más profunda que se ha producido en la historia de la universidad española. Y tiene ya resultados concretos: en el presente curso 161.000 alumnos estudian un grado universitario. En el curso 2008-2009 eran 18.000. Es decir, casi uno de cada dos alumnos que este año han empezado sus estudios universitarios lo hacen con el nuevo sistema.

En cuanto a los títulos de grado en estos momentos la práctica totalidad están ya o verificados o en los pasos finales del proceso. Las cifras exactas son las siguientes: de las 2.387 titulaciones de grado previstas ya hay 1.582 verificadas por el Consejo de Universidades y otras 789 están en tramitación.

En cuanto a los estudios ya implantados, es decir, aquellos que ya pueden estudiar los alumnos, hay 1.109 los grados implantados y 2.097 másteres.

Los datos, por tanto, permiten afirmar que España va a cumplir el objetivo de que en el curso 2010-2011 todas las enseñanzas de grado de primer curso corresponderán a títulos adaptados a Bolonia. Esto ha sido posible gracias al trabajo conjunto de Gobierno, Comunidades Autónomas, Universidades, profesores, estudiantes y alumnos.

En cuanto a los desafíos, uno de los mayores es potenciar la dimensión social del Espacio Europeo de Educación Superior, o lo que es lo mismo: que todo el mundo, independientemente de su capacidad económica, pueda participar en los beneficios del cambio.

Para poder conseguirlo se deberá seguir trabajando en varios aspectos:

– Mejorar las becas y ayudas al estudio. Lo que se pretende conseguir con este plan es que Europa sea un espacio de igualdad de oportunidades y de diversidad, con sistemas educativos equiparables, comparables y compatibles para el reconocimiento de estudios.

– Será necesario para conseguirlo garantizar esa igualdad de oportunidades mediante una política de becas que promuevan la efectiva movilidad con el objetivo y el compromiso de que para el año 2020, el 20 por ciento de los estudiantes europeos hayan cursado al menos un año de sus estudios fuera de su país.

– En este cambio metodológico el estudiante es el centro de todo el proceso de aprendizaje, y después de pasar por el nuevo sistema universitario, tendrán una capacidad de adaptación mayor para afrontar los retos y exigencia del mundo laboral.

En la web del Ministerio de Educación podemos acceder a todos los grados, máster y doctorados que ya están disponibles y los que van apareciendo progresivamente.

Vía: Ministerio de Educación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here