Todos hemos escuchado sobre la dislexia, un problema de aprendizaje que se presenta en un alto porcentaje de la población infantil,  no solo en España sino en el mundo. Hoy vamos a comentarles sobre la discalculia,  como se denomina a otro problema de aprendizaje específicamente de las matemáticas, lo que lo convierte en un equivalente a la dislexia. Ya que la dislexia representa un problema para expresarse correctamente en el lenguaje, mientras que  discalculia es una dificultad para comprender y realizar cálculos matemáticos.

Como en muchos casos de la dislexia, algunos padres y educadores ignoran o pasan por alto las características y síntomas de este trastorno del aprendizaje, que afecta a un porcentaje de la población infantil, por lo que la misma ni se diagnostica ni se trata. Así que los niños con problema de  incapacidad de realizar operaciones matemáticas o aritméticas, no reciben la atención especializada que el problema demanda. Y esto debido a que se considera erróneamente, la deficiencia en matemáticas,problema para reconocer direcciones, señas y otros, como una  falta de interés del niño.

discalculia

El resultado es un mal desempeño en matemáticas y un rendimiento que puede llevarle al fracaso escolar. Y  la discalculia un problema de aprendizaje de las matemáticas, es un trastorno muy amplio, porque los mismos varían de persona a persona, y afectan a cada una de forma diferente. Algunos de esos síntomas son una permanente dificultad con los números, confusión en distinguir y reconocer los signos aritméticos, reversión o transposición de números.

Además, dificultades amnésicas relacionadas con la información numérica. También enfrenta confusión con las  tablas de itinerarios, cálculo mental, señas y direcciones. Se considera por algunos docentes y padres, una falta de gusto por las matemáticas sin ahondar realmente en el problema como debería ser, porque usualmente el niño que sufre discalculia tiene un buen desempeño en otros aspectos como la geometría o la ciencia en donde la exigencia,  es mayor que en el aprendizaje de matemáticas.

Además se sufren de dificultades relacionadas con la orientación espacial, tanto la propia como la de los objetos. Se tiene incapacidad para manejar los conceptos abstractos del tiempo y la dirección, realizar planificaciones financieras o presupuestos, comprender y recordar los conceptos matemáticos, las fórmulas, las reglas o bien las secuencias de matemáticas. Sufre de un déficit con relación a las relaciones entre  figura y longitud. Incapacidad para escribir los números cuando se le dictan.

Una situación recurrente de ansiedad al verse ante el reto de efectuar operaciones matemáticas,  realizar abstracciones y elaborar asociaciones a partir de material numérico. Y algo que para algunas personas puede resultar algo normal, pero que evidencia la existencia de la discalculia, contar usando los dedos. Ante uno o más de estos síntomas, hay que reconocer que estamos frente a un caso de discalculia que un profesional experto debe confirmar o descartar, con lo que ayudaremos a un niño a superar un problema que puede ser exitosamente tratado por un especialista. Usualmente se detecta el problema entre los 6 y 7 años,  cuando el niño comienza el aprendizaje de las matemáticas.

Imagen: Orientación San Vicente

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here