Cuentos cortos para todos: La ratita presumida

Los cuentos cortos o largos son perfectos para fomentar la lectura entre los niños. Historias de todos los «colores» de las que podemos aprender mucho. A continuación, dejo una historia de toda la vida, en su versión corta. 

Cuentos cortos: La ratita presumida

Cómo cuidar los pies
Fuente: pngwing

Erase una vez una ratita muy coqueta y presumida que un día, barriendo la puerta de su casa, se encontró una moneda de oro.

– ¡Qué suerte la mía! – dijo la ratita, y se puso a pensar en qué gastaría aquella moneda.

– ¿En qué me gastaré la moneda? La gastaré, la gastaré,… ¡En caramelos y golosinas! No, no, que le harán daño a mis dientes. La gastaré, la gastaré… ¡Ya sé! La gastaré en bizcochos y tartas muy ricas. No, no, que me darán dolor de panza. La gastaré, la gastaré, ya sé, la gastaré en un hermoso lazo.

Con su moneda de oro la ratita se fue a comprar un lazo rojo y luego, sintiéndose muy guapa, se sentó delante de su casa, para que los demás la miraran al pasar y vieran su precioso y enorme lazo.

Pronto se corrió la voz de que la ratita estaba muy hermosa y todos los animales solteros del pueblo se acercaron a su casita para proponerle matrimonio. El primero fue el gallo, que iba vestido de traje y lucía orgulloso su enorme cresta roja. Se acercó y le dijo:

– Ratita, ratita, ¿Te quieres casar conmigo?

La ratita le preguntó:

– ¿Y qué me dirás por las noches?

Y el gallo dijo:

– Ki ki ri kiiii, cantó el gallo con su imponente voz.

La ratita le dijo:

– No, no, que me asustarás.

El gallo siguió su camino alicaído. Pero no pasó mucho tiempo antes que apareciera el cerdo.

– Ratita, ratita, ¿Te quieres casar conmigo?

Y la ratita le preguntó:

– ¿Y qué me dirás por las noches?

– Oinc oinc oinc, gruñó el cerdo con orgullo.

La ratita le dijo:

– No, no, que me asustarás.

Y el señor cerdo se marchó muy triste. Sin embargo, al poco rato apareció el burro.

– Ratita, ratita, ¿Te quieres casar conmigo?

La ratita le preguntó:

– ¿Y qué me dirás por las noches?

– Ija, ija, ijaaaa, dijo el burro con fuerza

Y la ratita dijo:

– No, no, que me asustarás.

Y el burro volvió a su casa por el mismo camino que había venido, sin haber obtenido la mano de la ratita. Más tarde apareció el perro.

– Ratita, ratita, ¿Te quieres casar conmigo?

La ratita le preguntó:

– ¿Y qué me dirás por las noches?

– Guau, guau, guau, ladró el perro con mucha seguridad

Y la ratita dijo:

– No, no, que me asustarás.

Y el perro bajo sus orejas y se marchó con dirección a las montañas. Sin embargo, no tardó mucho antes que apareció el señor gato.

Ratita, ratita, ¿Te quieres casar conmigo?

La ratita le preguntó:

¿Y qué me dirás por las noches?

– Miau, miau, miauuu, ronroneó el gato con dulzura.

También te puede interesar:
2 cuentos cortos infantiles para utilizar en clase o en casa

Y la ratita dijo:

– No, no, que me asustarás.

Y el gato se fue a buscar la cena. La ratita ya estaba cansada y se disponía a entrar en su casa cuando de repente se acercó un ratón.

– Ratita, ratita, ¿Te quieres casar conmigo?

La ratita le preguntó:

– ¿Y qué me dirás por las noches?

– Pues no diré nada, dormiré a tu lado y soñaré contigo.

La ratita, sorprendida con la respuesta del ratón, que no se pavoneaba como los otros, tomó su decisión:

– Me casaré contigo.

Y así fue como la ratita se casó con el ratón y vivieron felices para siempre.

¿Orígenes de este cuento?

Cómo cuidar los pies
Fuente: gillespieapproach

Se trata de un cuento folclórico sobre una bella ratita y sus muchos pretendientes. La verdad es que existen muy diversas variantes del cuento (tanto antiguas como contemporáneas) y estas con distintos finales.

Este cuento parece haber tenido su origen en la tradición oral y más tarde haber sido escrito en forma literaria. Asímismo, su forma literaria ha dado origen a multitud de variaciones. La referencia más reciente de este cuento es encontrado en las obras de Fernán Caballero, Lágrimas (1839) y La Gaviota (1856), pero la historia completa no fue escrita hasta después, en su compilación de sus obras en cuentos, oraciones, adivinanzas y refranes populares (1877).

Una segunda referencia literaria puede ser encontrada en la obra de Carmen Lyra Cuentos de mi tía Panchita (1920), en la cual, aunque ella reconocía que es el mismo cuento de Fernán Caballero, deja la duda a un origen oriental u africano.

Un cuento para aprender

Cómo cuidar los pies
Fuente: mamamia

Este cuento, al igual que la historia de otros cuentos cortos, es perfecto para leerlo en el ámbito educativo. Debido a su estructura que lo hace adecuado para la personalización y adaptación a los oídos infantiles.

La ratita presumida es también utilizable para enseñar a los niños acerca de animales y sus diferentes sonidos, e incluso también para hacerlos participar imitandolos.

¿Cuáles son los beneficios de los cuentos cortos para niños?

 Cuentos cortos
Fuente: theschoolrun

Se ha estudiado que los cuentos infantiles cortos para niños son de lo más beneficioso para su desarrollo. Dentro desus beneficios encontramos:

  • Fortalecen la relación padres e hijos
  • Potencian valores positivos desde edades tempranas.
  • Estimulan el aprendizaje y la creatividad
  • Mejoran el lenguaje y el vocabulario
  • Estimulan la concentración
  • Desarrollan un pensamiento más abstracto
  • Fomentan la lectura
  • Duermen mejor

¿Cómo escoger un buen cuento corto?

Cuentos cortos
Fuente: communitycare

Lo más importante de todo es que el cuento esté adaptado a la edad del niño y a su nivel de desarrollo. Por ejemplo, los niños menores de dos años no tienen un gran desarrollo cognitivo por este motivo es conveniente las historias con ilustraciones. Sin embargo, a un niño de tres o cuatro años ya se le pueden leer cuentos sencillos. A la hora de hacernos con un cuento tendremos en cuenta que existen algunos títulos que no pasan de moda y son apropiados para todas las edades, tales como  “El gato con botas” o “La cenicienta”.

¿Te ha sido de utilidad este post sobre cuentos cortos? ¿Buscas letras de canciones infantiles para jugar en casa o en la calle? ¿Buscas divertidas fábulas cortas para niños de primaria? ¿Buscas recursos estupendos y económicos para estudiar fotografía?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here