En la selva vivía un lobo que, paseando,encontró un árbol que tenía unas hojas que parecían caras de personas. Con curiosidad se acercó y, de repente, el árbol comenzó a hablarle. Al oírlo, el animal se asustó y dijo:

-Hasta hoy nunca había visto un árbolhablante. Tan pronto como dijo esas palabras,una rama que no pudo ver lo golpeó dejándolo inconsciente. Cuando despertó estaba demasiado asustado para averiguar lo que allí había sucedido y se echó a correr.

Luego, el lobo se detuvo a pensar sobre lo ocurrido y se dio cuenta de que podía usar el árbol para su provecho. En eso se encontró a un antílope y le contó lo del árbol que hablaba pero este no le creyó.

-Ven y lo verás tú mismo -dijo el lobo-, pero cuando llegues delante del árbol asegúrate de decir estas palabras: “Hasta hoy nunca había visto un árbol hablante”. Si no las dices,morirás -sentenció.

Ambos se acercaron al árbol y este comenzó hablar. El antílope, al escucharlo, dijo la frase y de pronto algo lo golpeó dejándolo tendido en el suelo. El lobo lo cargó en su espalda y se lo llevó a su casa para comérselo.

Feliz, se dijo:

-Con este árbol nunca más pasaré hambre.Con la misma estrategia engañó a una tortuga,a un jabalí y a un ciervo. Era un plan perfecto:comería como un rey durante el resto de su vida.Hasta que un día se encontró con una liebre.

El lobo le contó la misma historia. Fueron juntos hasta el lugar, y cuando se acercaban alárbol, el lobo le dijo que no se olvidara de repetir la frase.

-¡Oh!, sí -dijo la liebre. Y empezó a hablar con el árbol.

-¡Oh, árbol precioso!

-No, esto no -dijo el lobo.

-Perdona -dijo la liebre. Entonces habló de nuevo:

-¡Oh!, árbol maravilloso.

-¡No, no! -dijo el lobo-. Te dije que tenías que decir: “Hasta hoy, nunca había visto a un árbol hablante”. Tan pronto como dijo esas palabras, un golpe lo desmayó. La liebre se sonrió y le dijo al lobo aturdido:

-Te pensabas que este lugar era un comedero y yo tu comida.

La liebre se marchó corriendo y contó a todos los animales de la selva el plan del lobo, quien fue descubierto, y el árbol, sin herir a nadie,continuó hablando solo.

Adaptación de Olga Pereyra

Dejar respuesta