Blanquísima como la nieve,
me ponen sobre una mesa,
para trazar sobre mí
cuanto venga a la cabeza.

La hoja de papel

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here