Nazco y muero sin cesar;

sigo no obstante existiendo,

y, sin salir de mi lecho,

me encuentro siempre corriendo.

(El río)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here