Hacía tiempo que Disney no lanzaba ninguna película de princesas, pero de princesas a la antigua usanza como La Cenicienta, La Bella Durmiente, Blancanieves…. pero la sequía se ha acabado y ahora llega Tiana y el Sapo, una historia de princesas, aunque un tanto atípica.

Para empezar Tiana es la primera princesa de color de Disney, que ya era hora, aunque yo tengo mis dudas porque, ¿qué pasa con Pocahontas?. Bueno, Tiana es una joven afroamericana de familia humilde que trabaja duramente para conseguir su sueño y el de su padre: montar un restaurante chic en el que se sirva el mejor gumbo (sopa de mariscos con arroz) de la ciudad. Estará acompañada de su madre y su mejor amiga, Charlotte, que sueña casarse con un príncipe.

El príncipe se llama Naveem, y no es apuesto que digamos, al menos no lo es durante un tiempo porque sus juergas y fechorías le llevan a convertirse en sapo como víctima de un malvado hechicero y le pide a Tiana que le de un beso en la boca para anular el hechizo, pero las cosas no salen según lo esperado.

Se estrenó el pasado 5 de febrero así que ya podeís ir corriendo a verla al cine.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here