Qué hacer cuando un bebé es llorón

El llanto es la principal forma de comunicarse que tienen los bebés hasta que adquieren el lenguaje. Pero hay algunos bebés que son más sensibles que otros y que lloran más y con más frecuencia.
Según estudios, los bebés suelen lloran una media de dos horas al día durante los tres primeros meses, pero según va creciendo disminuye la intensidad de su llanto y su frecuencia.
Los bebés suelen llorar más por la noche, pero a medida que van creciendo dejan de hacerlo, ya que cogen más horas seguidas de sueño.
Ya desde pequeños y a través del tipo de llanto del bebé, podemos ver su carácter.
Hay que tener en cuenta una cosa, y es que cuando un niño llora es porque nos quiere comunicar algo, como el hambre, el sueño o incluso que quieren unos mimos. Es bueno que los padres actúen sin alarmarse, ya que si no el bebé puede acostumbrarse a ello.
Para los padres, lo primero que tienen que hacer cuando un niño llora es saber sus causas, por ejemplo, si es por hambre, en cuanto le den el biberón se callará. Y si su llanto es muy desconsolado, muy importante, cogerle en brazos, ya que así se tranquilizará.
Pero llegados a este punto puede surgir un problema, y es que como el niño se da cuenta de que llorando se le presta más atención, pues él solito aumentará la frecuencia de sus llantos. Una solución a esto puede ser el prestarle al bebé más atención cuando esté tranquilo, sonriendo, jugando,…
Es también positivo el que los padres no hagan tanto caso al bebé en cuanto empieza a llorar y sí cuando se empieza a calmar.
Y ante todo queridos padres, si comprueban que al niño no le pasa nada pero no deja de llorar, no hay que perder los nervios. Sería recomendable dejar al niño en la habitación y salir los padres fuera a recobrar fuerzas y luego volver a intentarlo, pero repito, ante todo, no perder la calma, por favor.

También te puede interesar:
Impactante campaña para el fomento de la literatura infantil
Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp
Ir arriba