Es Mondadientes palillo

espigado y amarillo.

Viene de maderas nobles,

es hijo y nieto de robles.

Su abuelo fue paladín

famoso por su espadín.

Atraviesa un pepinillo

sin despeinarse el flequillo

y una aceituna olivera

sin pestañear siquiera.

Aunque no es lelo ni bobo,

entra en la boca del lobo,

blande su espada y, valiente,

desafía a cualquier diente.

Es Mondadientes palillo

espigado y amarillo.

Carmen Gil Martín

Papandujas y zarandajas, Editorial Hiperión

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here