En la arena fina

un castillo haré.

Cuando venga el agua

se lo entregaré,

y me dirá: ¡Gracias!

y yo: ¡No hay de qué!

Dentro del castillo

me dejará un pez.

Con la arena fina

un castillo haré.

Dejar respuesta