Mil dientes bien en fila,
agudos y cortantes,
que árboles robustos
derriban al instante.

La sierra

Dejar respuesta