María Penacho
parió un muchacho,
ni vivo ni muerto,
ni hembra ni macho.

La gallina y el huevo

Dejar respuesta