Estrategias de marketing que promueven el consumo de azúcar en dietas infantiles

Para los más pequeños, ¿qué vende más: un dibujo animado o una referencia que indique exceso de azúcar de un producto? Las empresas lo tienen claro, de ahí que apuesten por un packaging llamativo que esconda la poca idoneidad de esos productos para las dietas infantiles. Esto al final es uno de los principales motivos que ha convertido a España en uno de los países con mayor cantidad de niños con exceso de peso.

Las grandes marcas de alimentación no dudan en utilizar dibujos animados en sus paquetes para que estos sean identificados como productos para niños, sin embargo, un estudio realizado por FITstore, ha demostrado como con esa práctica se intenta disimular ciertas cualidades de esos productos como puede ser una elevada cantidad de azúcares. En este estudio se explica 3 estrategias de marketing sobre productos con exceso de azúcares destinados al consumo infantil.

Uno de cada tres niños españoles tiene sobrepeso y cerca de un 10% padece obesidad. Los hábitos sedentarios cada vez más tempranos y una alimentación deficiente potenciada por el nivel socio-cultural de los progenitores son dos de los motivos principales por los cuáles el exceso de peso esté disparado.

Más concretamente, la prevalencia de exceso de peso supera el 33,2% entre los niños; la obesidad afecta al 11,6%, y la obesidad severa al 1,5%; según revela el estudio «Pasos» de la Fundación Gasol. Estos datos son enfatizados por la OMS, que sitúa el sobrepeso infantil en España por encima del 40%, la más elevada de la UE; desdibujando una “pandemia silenciosa” que tiene su punto cero en una dieta cargada de azúcares.

Desayunos infantiles con regalo si consumen azúcar

“Existen estrategias de marketing capaces de hacer que los más pequeños elijan un producto por el regalo que contiene y no por el alimento en sí, la cual cosa puede influir significativamente en los hábitos alimenticios de los niños desde una edad temprana, estableciendo preferencias que se estandarizan con el paso del tiempo”, explica Luis Cañada, fundador de FITstore.es

Un ejemplo claro de esta tendencia del marketing la encontramos en los desayunos. Como detalla en sus redes sociales FITstore.es, productos ‘clásicos’ de los desayunos de los niños destinan gran parte de su envase a anunciar regalos en productos con ingentes cantidades de azúcar. Sin embargo, opciones más saludables en donde los productos a la venta contienen menos azúcar, incluyen packagings más neutros que resultan menos atractivos para el público infantil. “Es decir, si consumes azúcar, tienes premio; si no lo haces, te quedas sin nada”, sintetiza Cañada.

Otro caso en el que se engaña a los consumidores (y en este caso no es solo a niños) es el de Popitas. En su packaging anuncia a bombo y platillo una palomita animada junto a unas letras bien grandes que anuncia que son de mantequillas; pero la realidad es muy distinta. Hay que fijarse en la composición para percatarse de que estas palomitas son, en esencia, grasa de palma aromatizada con mantequilla, para simular el característico olor de esta.

También te puede interesar:  La obediencia en la educación

“Hemos normalizado una alimentación infantil que a medio plazo podría no ser tan beneficiosa para la salud de los más pequeños. En una sociedad donde cada vez hay más conciencia en mantener unos buenos hábitos y apostar por una alimentación saludable, es esencial educar a los jóvenes sobre cómo comer productos sanos desde el primer momento; mientras más claims hay en un envase más hay que revisar la etiqueta”, explica Cañada.

Exceso de azúcar en la dieta de los bebés

Esta tendencia hacia fomentar el consumo de azúcar desmesurado entre los más pequeños alcanza a los bebés. Cada vez es más frecuente encontrar en los supermercados galletas para niños que no alcanzan el año de edad junto a recomendaciones de que se consuman junto al biberón. La cultura del azúcar en su máxima dimensión ya que, como señala FITstore en sus redes sociales, estas galletas tienen unas cualidades nutricionales muy pobres y unos niveles de azúcar muy por encima de lo recomendable en la dieta de los bebés.

A pesar de que existen alternativas más saludables a estas grandes marcas, el músculo financiero de las grandes compañías detrás de la alimentación infantil tiene una gran influencia que se basa en este marketing para llegar a padres y niños.

«Las estrategias publicitarias de grandes firmas de alimentación infantil buscan crear una conexión emocional entre los productos que ofrecen y los personajes favoritos de los niños en televisión y los dibujos animados. Estas no tienen rival y fomentan hábitos alimenticios poco saludables desde una edad temprana y contribuyen al aumento alarmante del exceso de peso infantil además de los efectos perjudiciales que derivan de esta situación», advierte el experto de FITstore.es.

Esta “pandemia silenciosa” es una amenaza sanitaria que va más allá de lo estético y que, en el caso de los niños, es impulsada por el consumo excesivo de azúcares en la infancia; lo que deriva en problemas de salud como hipertensión arterial, diabetes tipo 2, hipercolesterolemia, apnea del sueño e incluso ciertos tipos de cánceres. La recomendación médica es atajarla cuanto antes y tener un estilo de vida saludable, haciendo ejercicio y manteniendo una dieta mediterránea que se aleje de los productos ultra procesados con exceso de azúcares comercializados por las grandes marcas.

Últimos artículos