Doce monjitas en un comedor,

con cuartos y medias y zapatos no.

Las horas del reloj

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here