Pisados, siempre en el suelo,
recibiendo malos tratos,
y sin señales de duelo.


Los zapatos

Dejar respuesta