Mis caras redondas,
¡qué estiradas son!
a fuerza de golpes,
así canto yo.

El tambor

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here