Mi picadura es dañina,
mi cuerpo insignificante,
pero el néctar que yo doy
os lo coméis al instante.

Solución: la abeja

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here