A continucación se plantea una serie de actuaciones para trabajar con los menores los centros de interés, como son las profesiones y el carnaval, a través de la actividad lúdica. Esto permite entrar en contacto con el mundo exterior, lo que proporciona muchas informaciones sobre la percepción y la observación.

Comenzaremos, como en cada sesión, con la etapa de motivación. Para ello, sentamos en círculo a los alumnos y hablamos sobre lo que más les gusta del carnavar, sobre los disfraces, las profesiones que representan algunos de esos disfraces, etc.

Una vez finalizado el anterior período, pasamos a la descripción de las actividades y los juegos que realizaremos:

¿Quién soy? Guardamos algunos sombreros y accesorios relacionados con ciertas profesiones y algunos disfraces: por ejemplo, gorro de pirata y parche, sombrero de policía, casco bombero, máscara de un superhéroe,gorro cocinero… en una caja. Los alumnos, de uno en uno, irán sacando un accesorio y deberán adivinar quénes son y lo que hacen. Hablaremos, en caso de los objetos relacionados con disfraces, sobre lo más llamativo de éstos y si son personajes de ficción a diferencia de las profesiones. En cada una de las profesiones podemos detenernos y hacer otras actividades relacionadas con este trabajo, como por ejemplo:

  1. El policía te ve. El juego consiste en que un niño desempeña el papel de policía. Éste se pondrá de espaldas al resto del grupo y contará: “Un, dos, tres, el policía te ve”. El policía, al decir esto, se vuelve. El resto del grupo, que mientras tanto ha avanzado lo que ha podido, permanecerá inmóvil. Si alguno se moviese ocupará el lugar del policía y éste se unirá al resto del grupo. A continuación, se les repartirá papel de seda de los tres colores que forman el semáforo: rojo, amarillo y verde. Los niños tendrán que hacer bolitas con dicho papel y pegarlas en el lugar correspondiente en un semáforo que dibujaremos en una cartulina.
  2. La bolsa mágica. Dividiremos la clase en dos grupos. El profesor se situará en medio de ambos. A cada alumno se le designa con una profesión. Cuando el profesor saca un objeto de la bolda mágica (por ejemplo: un silbato), entonces todos aquellos, de cada grupo, cuya profesión esté relacionada con ese objeto tendrán que ir corriendo a por él para cogerlo antes que los del otro grupo.

Vía: Revista Profe de infantil nº6

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here