LA SALAMANDRA

¡ Mira que salada

corre por el techo!

Resulta graciosa

si la ves atento,

con su figura

desgarbada

y su gorda cabeza,

la salamandra.

Por el suelo o la pared

segura anda

con sus patas firmes

la salamandra.

Déjala tranquila

que no te molesta

y no la espantes

que cuida tu siesta:

aunque te repugne

en algo su aspecto,

de forma callada

te libra de insectos.

Autor: José García Velazquez

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here