LA LAGARTIJA

Cuando alguien se mueve

y en nada se fija,

dicen que es un rabo

de lagartija.

Y es que tiene en la cola

tanta vida

que se sigue moviendo

aunque esté herida.

Si se ve amenazada

o el frío adivina,

busca refugio en las piedras

que la cobijan.

Al sentir el calor del sol

de pronto se anima

y asoma la cabeza

por cualquier rendija.

Si me pides

que entre los animales elija,

prefiero entre todos

la lagartija.

José García Velázquez

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here