Cuento musical para niños de «La granja» con onomatopeyas

A los más pequeños les encantan los juegos de sonidos. Aprender las onomatopeyas de los animales es el primer paso para que aprendan a hablar y a expresarse sin miedo. Por ello, el cuento musical de «La granja» es una excelente opción para animales a aprender los sonidos que emiten los animales del campo.

También te puede interesar: 5 ejemplos de unidad didáctica para guarderías

cuento musical

Dicho esto, os dejamos con el cuento musical de «La granja» que podéis contar a vuestros pequeños, eso sí, siempre acompañados de algún instrumento musical. ¡Veréis que divertido!


Érase una vez un patito (cua cua, -corcheas-), que vivía en una granja con sus papás y el resto de los animalitos. El patito Paquito era muy pequeño, por lo que todavía no había conocido a los animales de la granja. Un día por la mañana su mamá se fue a dar un baño, y fue entonces cuando Paquito aprovechó para irse a dar un paseo por la granja a hacer amigos.

Nada más salir se encontró con un animal muy grande que casi le pisa (pon,pon,pon,pon golpes con los pies -blancas-). El patito se asustó y le dijo: «No me comas, no he hecho nada…» (sonido de la vaca riéndose con un móvil) «Ja ja ja, no te voy a hacer nada», dijo la vaca.

Mientras Paquito hablaba con la vaca se acercó un perro (gua,gua gua gua, -una negra y tres corcheas-). Le preguntó qué hacía allí sin su mamá y él le contó que quería hacer nuevos amigos. El perro le dijo: «Acompáñame, vamos a conocer a otros animales, yo iré contigo para que no te pase nada».

Llegaron a un sitio donde había mucho pienso y olía un poquito mal. Sólo se oía (hiiiii, – blanca- ), era el caballo. El perrito le contó la historia y el caballo dijo que fueran a casa de Doña Mariana, una gallinita que acababa de tener pollitos y también querían hacer amigos. Así que se fueron para allá.

También te puede interesar:
Cuento- Los amigos

Cuando llegaron allí llamaron a la puerta (toc,toc,toc,toc golpe en la mesa, -negras-) y Doña Mariana dijo: (co co co, -negra y corcheas-) y les invitó a conocer a sus pollitos.
Paquito y ellos se hicieron muy amigos, pero se hizo tarde y se puso a llover (ruido con papel arrugándolo).

Doña Mariana cogió su paraguas y acompañó, junto con sus pollitos, a Paquito a casa. Por el camino cantaban alegres esta canción:

Patos, pollos y gallinas van,
Corriendo por el gallinero están
Perseguidas bárbaramente,
Por el patrón, por el patrón.


Este cuento está pensado para que se realicen los sonidos con algún instrumento musical.

Ir arriba